Son muchos los factores que influyen en la mala relación que tenemos con la comida. Uno de ellos tiene que ver con los cambios que sufrió la  evolución de nuestra sociedad. Hoy en día disfrutamos de beneficios que hace  no mucho más de 100 años no existían. Y ni que hablar cómo ha cambiado la forma de vivir 500 años atrás. Indudablemente hoy  nos movemos menos y la calidad de lo que comemos es muy distinta a años atrás, hay pastelerías, fritos, chips, el jamón ya no es jamón dulce, es una mezcla de féculas, con azucares, etcétera, qué hacen que consumamos una cantidad importante de azúcares y de grasas.

Vivimos en una sociedad donde la delgadez está asociada con la belleza y el éxito, esto es lo que nos transmiten constantemente en Tv, revistas,  pero sin embargo estamos rodeados de comida chatarra, increíble no?

Indudablemente la comida es indispensable para qué la persona pueda vivir, y nos remontamos a 1000 años atrás, era una época donde era escasa la comida, mayormente se le atribuía exactamente la función que tenía el alimento, que era cubrir nuestras necesidades fisiológicas cuando teníamos hambre.

Sin embargo hoy comemos para celebrar eventos, navidades, bodas y nada mejor que una comida abundante, rica en azucares y grasa.

La utilizamos para socializar,  quedamos a comer con nuestros amigos,  vamos a desayunar después del cole, nos vamos de tapas, tomamos un abundante aperitivo y bebemos varias latas de cerveza, mientras miramos fútbol etcétera

Y cuando estoy aburrido o cuando algo me pasa nada mejor que comer unos frutos secos o unas pipas o unos chips

Eso sí,  sí tengo que hacer un negocio me encuentro en un restaurante o un desayuno de empresa de esos que con el desayuno comes para todo el día.

Y cuando quiero hacerle un regalo a mi mujer le compro bombones y una caja bien grande, a sabiendas que está a dieta. Parece cómico, pero no lo es, si tenemos un pariente con problemas con el alcohol, jamás le regalaríamos una botella de whisky, pero no lo hagamos tan extremo, si una persona que queremos mucho, es diabética, jamás le compraríamos una caja bombones.

Esto tiene que ver con lo que decía antes, vivimos en una sociedad, donde la delgadez forma una parte importante de del canon de belleza o del éxito, y sin embargo, parece ser, que basta que alguien se ponga a dieta, para que gente que te quiere, te regale bombones, o te lleve a cenar todas las noches. No hay mucha coherencia. En otro artículo hablaremos de esto en detalle.

Eso sí, cuando te sientes mal, o tienes un problema o estas ansioso o simplemente estas aburrido, el mejor premio es comer un chocolate y no hablamos de una onza hablamos generalmente de la tableta entera, y la típica propaganda que cuando te deja tu novio te sientas en el sillón frente a la tv y te comes un kilo de helado. Y si no tienes ni helado ni chocolate en casa seguramente encontrarás un paquete de galletas.

Indudablemente la comida se convierte en un sustituto emocional, al cual   le otorgamos la responsabilidad de funcionar como un ansiolítico muy peligroso.

Una cosa, es comer un chocolate con la decisión y la responsabilidad.  Y otra cosa es comer un chocolate para tapar agujeros emocionales, indudablemente estos vienen acompañados de culpa de malestar, de falta de autoestima y es complicado salir de este círculo vicioso

Convertimos nuestra relación con la comida en una relación amor odio.

En el momento que comienzas a sentir que tu autoestima baja, es el momento en que comienzas a darte cuenta, que ya no puedes controlar tus impulsos, que te lleva a comer en cualquier momento y en cualquier situación sin control

Sin embargo, reflexionas y encuentras la gran solución de tu vida, las dietas milagro bajar 20 kilos en un mes, y te decís a ti misma durante 2 meses me pongo firme y bajo esos 20 o 30 kilos y ya está todo solucionado.

Y la verdad, aquí es donde empeoras la situación, te sometes a dietas restrictivas y en muchos casos dañinas para tu salud, y bajas esos 30 o 40 kilos, y en el momento que terminas de bajar, ya estás comenzando a subirlos hasta superar la cantidad  bajada.

Y sin mencionar los riesgos de dañar tu salud además de tu bolsillo. Hay daños que son irreparables, mucha gente ha tenido deficiencias renales y hepáticas de por vida, otros alteraron seriamente su metabolismo, vale la pena?

Subes y bajas, sin embargo tu relación con la comida sigue siendo nefasta.

Cuando haces dietas tan restrictivas, sin aprender a conocer tus necesidades, sin buscar estrategias, luego cuando quieres hacer una vida normal no sabes cómo seguir, y lo que suele pasar es que te abalanzas sobre la comida, asaltas la nevera para poder disfrutar todo aquello que no pudiste comer  durante esos meses de prohibición, y por supuesto que los kilos vuelven

Entonces, cómo se puede mantener una relación sana con la comida?

Fácil no es de lo contrario no existirían gordos, pero difícil tampoco, solo se trata de reencontrarte.

Para que esto suceda es fundamental cambiar algunos hábitos y poder llevarlos a cabo sin que esto represente un gran esfuerzo para ti. No puedes vivir toda la vida sacrificándote.

Hay dos aspectos, uno que tiene que ver con las pautas con tener una disciplina y una constancia

El otro aspecto, es aprender a gestionar tus emociones.

Es importante que comas todos los tipos de alimentos, que no haya nada prohibido y que aprendas a utilizar las porciones adecuadas.

Gestionar las emociones es muy importante, cuando algo te pase, no utilices a la comida como un tranquilizante, que aprendas a gestionar tus emociones

Es decir si estás aburrida, no te comas un paquete de galletas, hace algo que te produzca placer algo divertido salir a caminar, ir al cine, pero no comas.

Es importante ser coherente si mides 1.500 mts,  nunca podrá ser como Claudia Scheffer que mide 1.800 metros, no podrás tener piernas largas, quiero decir que no hay que obsesionarse con ser tan delgada, y tampoco seguir patrones de modelos.

Como decía es muy importante ser disciplinado y constante, esto para que nos servirá  para respetar realmente los horarios de comida, Es fundamental que entiendas que no puedes hacer grandes  ayunos, no te servirá a largo plazo, por lo menos 5 comidas diarias al día como mínimo es fundamental esto  permitirá que tu metabolismo funcione mejor, y tener una mayor sensación de saciedad entre comida y comida, no sentiras hambre. Por lo tanto no habrá tentación.

Es fundamental que entiendas que entre comida y comida, no pase más de tres o cuatro horas y no menos de 2 horas.

Por ejemplo si desayunaste a las 8 de la mañana, no volver a comer antes de las 10 de la mañana, y tampoco pasarte de las 12 horas.

Cuándo haces grandes  ayunos, el cuerpo  entra en un estado de alerta, y no metaboliza los alimentos como debería hacerlo, más allá que en el momento en que sientes hambre seguramente no vas a elegir una zanahoria

Al sentir hambre, al estar hambriento, pierdes la capacidad de elección, y siempre ganan las galletas.

Te paso esta información nutricional la pirámide naos, aqui tienes el detalle de las pautas saludables de la Organización Mundial de la Salud.

No a las dietas restrictivas, a la larga no te servirán, mejor come de una manera sana y equilibrada, no te olvides de hacer ejercicio físico es importantísimo y así evitarás el efecto yoyo.

Que tú nevera, no esté vacía que siempre haya frutas, verduras y alimentos ricos en fibra y bajos en grasa, evita tener comida basura en la nevera y sobre todo en la alacena. No compres comida que no quieras comer.

Cómo vencer la tentación, yo te puedo dar un montón de opciones, en realidad estaríamos atacando el síntoma.

Pero quiero proponerte realmente trabajar las causas. Cuando estás equilibrado emocionalmente no te tientas y  no piensas en comida.

No tienes hambre emocional

La mejor forma de llegar a la delgadez, es estar equilibrado internamente, saber quién eres, recuperar tu fuerza, recuperar tu control, ser feliz, fuera estrés, dormir bien, etc.

Para alcanzar este estado de bienestar es fundamental que respetes las pautas saludables esas te ayudarán a no sentir hambre

Y es primordial que trabajes tu interior, fuera lo que no funciona, para dar lugar a lo nuevo.

Si eres de las personas, que comienzan una dieta, pagan todo el mes, o el trimestre, y a las dos semanas abandonan, lo que te pasa obviamente es que no obtienes resultado, o lo peor que te puede pasar es subir de peso, mientras que estas a dieta.

En realidad, lo que estás haciendo…. Es lo mismo de siempre, no haces ningún cambio, ni siquiera pequeño. Crees que pagando o asistiendo a un grupo, esta todo solucionado, pero no es así, aquí no hay milagros.

Replantéate…… si decides ir a un grupo de apoyo, debes trabajar para hacer cambios, tanto en lo relacionado con las pautas saludables, como en tu actitud, poco a poco, cada semana incorporaras algo nuevo, algo que te haga sentir mejor.

Sin cambios, no hay resultados.

 

Graciela C. Suez